Archivo de la categoría: Autoridades

Pequeña fábula ilustrada

Estaba el año por terminar cuando la carrera volvió a comenzar. Por un lado, los unos ofrecieron comunas envueltas en patria. Por el otro, sin cortapisas y de frente, los otros ofrecieron, con progreso y futuro, ciudades para la gente.

A lo lejos, un rumor se comenzaba a escuchar. Poco a poco las ciudades se encontraron y volvieron a conversar. El mensaje viajaba de una a otra animándolas a soñar. Perdieron el miedo y sin pudor se crecieron, se alegraron y rieron. La esperanza salió de su guarida y la tendencia se hacía más irreversible cada día.

Las aldeas y los caseríos soñaron con ser pueblos, los pueblos con ser ciudades, las ciudades con ser metrópolis y la metrópolis con ser megalópolis del mundo entero.

Fotografía de Kyle Thompson

La emoción dejó de ser un secreto y tanto fue el bullicio que reverberaba en los oídos que sin aviso, el silencio apareció como mandato. ¡A callar!. Las ciudades deben callar, no deben seguir hablando y el mensaje no debe llegar. Los “miguelitos” aparecieron cerrando vías, canales y medios. Sólo un poco más el internet permanecería. Una hora a la semana, los martes al mediodía. En ocasiones, sin razón alguna, también se caía.

Nada parecía parar lo que venía mientras se desvanecían los esfuerzos por detener el futuro.

Sin vergüenza, invocaron la ayuda del más allá e imploraron la de algunos de más acá. Exaltaron mitos, lealtades y patriotismos, inventaron súper héroes  y habilitaron espantos.

Finalmente, atrapados por la inminencia planificaron a la siniestra una jugada perfecta.

¿Qué es lo que quieren?

¡¿Progreso?!

Pues denles progreso, denles el último modelo de cuanto coroto y electrodoméstico de marca exista en el país. Denles un poco de la comodidad y el confort del gran sueño americano; que se vacíen los anaqueles, prométanles carros, ¡lo que sea!. Pero eso sí: ordenadamente, disciplinadamente, subordinadamente y atentos a la voz de mando y la línea verde-oliva. Sin saqueos, dijo.

Y así fue como al llegar a la meta, a “precios justos” y en oferta por 9 días…

Fotografía de Kevin Corrado

…la comuna se apoderó del lugar de la ciudad que todos querían.

(Por ahora…)

Nota: Las fotografías utilizadas en este post fueron seleccionadas por su excelente calidad fotográfica y narrativa. Su publicación es absolutamente libre de fines de lucro. Si su autor desea que las baje, sólo debe comunicarse conmigo. Gracias de antemano.

13 del 9 del 13

En 1.933, Sergéi “Seriosha” Prokófiev compuso la música para la película Lieutenant Kijé /suite Op.60

El romance de L.T. Kijé o “Lieutenant Kizhe” Ponle volumen para contarte: 

KijeLieutenant Kijé, es la historia de un soldado imaginario creada una mañana cuando su Majestad Imperial, el Zar Paul, como era la costumbre, pasaba revista a sus hombres.

Aquella mañana, el militar encargado de preparar la lista, copia mal uno de los nombres y hace que el Zar se equivoque al leerlo. Todos a su alrededor tuvieron miedo de decirle al Zar que ese teniente no existía. Así nació el teniente Kizhe.

A partir de ese momento, sus hombres tuvieron que inventarle una vida.

Todo en papeles, todo ficticio. El teniente Kizhe se enamora, se casa y hasta se convierte en un gran héroe. El Zar siempre supo de su existencia, seguía su vida, le contaban sus hazañas, hasta que un día exigió conocerlo personalmente.

Los militares, entonces, corrieron a organizar sus funerales. Había muerto el teniente Kizhe.

En 1.934, la película se estrena en los Estados Unidos como The Czar Wants to Sleep

Este 11 de septiembre, el presidente de Rusia, el Sr. Vladimir V. Putin tomó la delantera y se dirigió al pueblo norteamericano y al mundo a través de un artículo publicado en The New York Times. A Plea for Caution From Russia.

Hoy comienza el día del perdón y del arrepentimiento para la población judía en medio de la incertidumbre mundial entorno a Siria y el recuerdo del sorpresivo ataque de los ejércitos de Egipto y Siria un día de Yom Kipur, hace 40 años…

En 1985, a finales de la Guerra Fría, Sting lanza su conocido tema anti-guerra “Russians” claramente inspirado en El romance de Lieutenant Kijé. En 2010, Sting sólo admitió que se había inspirado viendo ilegalmente Soviet TV

Como anteayer se cumplieron también 40 años del derrocamiento de Allende, te dejo esta extraordinaria interpretación en el Festival Viña del Mar (2011) en Chile.

I hope so too…